We use our own and third party cookies in order to improve our services. They will be deemed accepted if you keep on surfing the web. Cookies policy ×

VENDER Y COMPRAR PISOS EN DONOSTIA: ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS AGENCIAS INMOBILIARIAS?

VENDER Y COMPRAR PISOS EN DONOSTIA: ¿PARA QUÉ SIRVEN LAS AGENCIAS INMOBILIARIAS?

La existencia de agencias inmobiliarias como EULABE en cualquier ciudad es de esas cosas cuya razón de ser última resulta bastante oscura para buena parte de la población, un hecho que suele manifestarse en la desconfianza que su solo nombre suele suscitar en muchos. Aunque para desengañarlos bastaría con presentar los innumerables ejemplos de quienes ya han podido comparar por sí mismos los sinsabores de la ausencia de mediación inmobiliaria con la tranquilidad y los beneficios aportados por la intervención de algún agente en cualquier operación de compra-venta o alquiler, a continuación, presentamos cinco ventajas que hacen, no ya recomendable, sino ciertamente inexcusable el recabar los servicios de una agencia inmobiliaria en cualquier proyecto de compra o venta de bienes raíces en DONOSTIA. Su razón de ser:

 

Fijan el precio “adecuado”: una de las cuestiones que más “dolores de cabeza” producen tanto a vendedores como a compradores es la estimación del precio “correcto”. Esto es así principalmente porque existe el prejuicio bastante extendido de algo así como la existencia de un precio “real”, “objetivo” y “puro” de cualquier propiedad. Una creencia que genera dilaciones e inútiles fricciones. Por su formación y experiencia, el agente inmobiliario es alguien que está capacitado para determinar el precio “adecuado”, es decir, “de mercado”: un delicado y concretísimo valor estimado con precisión en el que convergen los legítimos intereses particulares de vendedores y compradores, las características físicas, la ubicación y hasta el contexto socio-económico de los bienes inmuebles en un momento dado.

 

Ahorro de tiempo: es ésta una de las ventajas más conocidas de la labor desempeñada por los agentes inmobiliarios. Aunque este ahorro se produce en la práctica totalidad de sus operaciones, donde resulta notoria es en su función de “buscadores”. Las agencias inmobiliarias son unos potentes “motores de búsqueda” tanto de clientes vendedores como compradores a los que puede satisfacer en un intervalo muy reducido de tiempo.

 

Promoción óptima de las propiedades: en virtud de su disponibilidad de medios, conocimiento y posesión de las herramientas adecuadas de marketing, las agencias inmobiliarias tienen la capacidad de publicitar cualquier propiedad de manera óptima, es decir, de hacer que pueda llegar a hacerse realmente “visible” a sus potenciales compradores.

 

Discriminación de compradores idóneos: una de las funciones menos conocidas de las agencias inmobiliarias y de sus agentes es la de discriminar con rapidez entre compradores-compradores y meros “visitantes” de inmuebles. En efecto, muchas de las solicitudes de visitas de pisos o locales a la venta responden a intenciones ocultas espurias, es decir, impulsadas por motivos ajenos a la compraventa de los mismos: p. e., cotejar precios para valorar alguna propiedad suya o simplemente “darse un paseo”. La ventaja de que la propia agencia nos ahorre un ingrato y engorrosísimo proceso de “selección” resulta palmario.

 

Dirección de las negociaciones: ésta es, sin duda, una de las ventajas más llamativas y decisivas que sólo un agente inmobiliario con experiencia y conocimientos puede brindar. A saber, en el contexto de un mercado inmobiliario cambiante, de intereses encontrados, etc… se trata de alguien capaz de desarrollar y dirigir en todos los casos el tipo negociación segura que desemboque en el par ganar-ganar. Una tarea que requiere temple, penetración, conocimiento de los deseos y necesidades de los implicados y destreza máxima en el campo de la interacción negociadora. Las agencias inmobiliarias están para que todos, vendedores y compradores, salgan beneficiados. Y lo consiguen.

 

 

Fuente: K. Santana en http://santanasalesgroup.com